Las cruces: enigmas de la arquitectura negra

Los Doce Robles

La Marca Media fue en su día una de las principales líneas de defensa de Al-Ándalus. Y la sierra norte de Guadalajara se encontraba en aquel escenario bélico. A pesar de contar con importantes plazas fuertes como Atienza, Riba de Santiuste o la multitud de pequeños castillos y torres de defensa como Cogolludo, Beleña, Diempures en Cantalojas, Galve de Sorbe… Las constantes incursiones cristianas hicieron que en los últimos 300 años de ocupación musulmana el territorio estuviese casi despoblado u ocupado sólo por destacamentos militares. El año 1085 supone el final de la Marca Media con la caída de Toledo a manos del rey Alfonso VI, llamado el Bravo.

La arquitectura negra ubicada en la cuenca del Jarama no es precisamente un buen paso entre montañas, a diferencia del Bornova al este y Somosierra al oeste. Su enclave geográfico hacía de ella un lugar apacible para el pasto del ganado al margen de los transitados pasos circundantes. Parece probable que estos 3 siglos de incursiones y saqueos -de los cristianos en territorio musulmán- hicieran que las gentes de este tranquilo valle tomaran partido claramente una vez caído el reino de Toledo. De ahí la aparición de las cruces de cuarzo en numerosas fachadas. Ésta es una de las dos teorías sobre la procedencia de las cruces en las construcciones de arquitectura negra. La otra teoría versa sobre un posible origen judío procedente de Tamajón, aspecto no muy contrastado para los historiadores. Así que si venís a los pueblos negros, a nuestra casa Los Doce Robles, y encontráis alguna cruz de cuarzo ya sabéis cuál es probablemente su origen…

Los Doce Robles

 

 

 

 


«

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *